Saltar al contenido
Sergio Cuesta

El vídeo de bodas te puede salir caro

Con éste artículo quiero concienciar tanto al fotógrafo de bodas como a posibles novios que estén buscando los consabidos packs que incluyen foto y vídeo de bodas. Yo he trabajado tanto como videógrafo como fotógrafo, y gracias a mi evolución profesional creo que puedo hablar con cierto conocimiento del tema. A éste respecto quisiera que éste artículo fuera una punta de lanza a favor de los compañeros videógrafos, pues si bien es cierto que los fotógrafos tenemos el panorama cada vez más complicado, estamos contribuyendo a que ellos lo tengan todavía peor.

Vídeo de bodas

El vídeo de bodas desde el punto de vista de los novios

Supongamos que estás buscando alguien que haga vídeo de bodas para tu próximo enlace. Te voy a poner un ejemplo muy típico y que seguro que ya te has encontrado más de una vez. Llegas al estudio de un fotógrafo, le pides precios y te dice que 1200€ por foto y álbum, y que 1700€ por foto, vídeo y álbum. ¡Genial! por muy poquito más tienes un reportaje realmente completo.

Los precios son aproximados para la provincia de Albacete. Tengo la costumbre de hacer sondeos para ver por donde se mueve el mercado. Ahora bien. Supongamos que en vez de contratar un pack quieres contratar un videógrafo por separado. Te reúnes con uno cualquiera y te pide 850€ por el reportaje de vídeo. ¿No te parece raro?

¿Cuánto cuesta un reportaje de vídeo?

Yo que he trabajado tanto como videógrafo como fotógrafo te puedo asegurar que el trabajo que lleva detrás un montaje de vídeo es enorme. Puede que incluso mayor que el del propio fotógrafo. Piensa una cosa muy lógica. Ambos profesionales van a estar en tu boda el mismo tiempo. Como ya te digo el tiempo de edición es el mismo (o mayor) en el caso del vídeo. ¿Por qué cuesta la mitad entonces?

reportaje de vídeo

Mi experiencia como videógrafo

Creo que para que comprendáis la respuesta a la anterior pregunta debo contar mi evolución profesional. Cuando empecé, como cualquiera que empieza un negocio, no tenía mucha clientela. Como en Bellas Artes estudié tanto fotografía como vídeo, decidí ofrecer ambos servicios. Después de todo las fechas que no cerrara para un servicio las podía cerrar para el otro gracias al vídeo de bodas.

Como persona curiosa que soy, busqué en Facebook comunidades tanto de una cosa como de la otra. Más que nada para compartir experiencias, consejos y poder aprender cosas nuevas. Así fue como se me ocurrió la idea de contratar profesionales que realizaran la grabación para mi, mientras yo hacía las fotos. Luego de la edición ya me ocuparía yo. De ese modo podía hacer las fotos de pareja y al mismo tiempo ganar un dinero extra ofreciendo vídeo y cobrando la parte correspondiente al montaje.

Al año siguiente me di cuenta de que no podía compaginar ambas cosas, que si hacía foto, no podía hacer vídeo de bodas también. Pero como en todo, hay compañeros que pueden editar tu trabajo si esa situación te compensa. ¿Cual fue el resultado? Sencillo… Sumas vídeo a tus packs, le sumas lo justo para cubrir gastos y de ese modo cierras más bodas.

Vídeo de bodas desde el punto de vista del fotógrafo

Desde el punto de vista del fotógrafo está bien. Matas dos pájaros de un tiro, ayudas a compañeros que están empezando a crear portfolio, o simplemente a un compañero que no tiene compromisos ese día y le viene bien para ganar un dinero extra. Y ahora es cuando me toca hacer una aclaración, porque si yo lo estoy pensando, seguro que algún otro también lo piensa…

No es que por costar la mitad, valga la mitad. Aunque si pudiera ser así. Pensad en las rebajas de cualquier marca de ropa. Compras unos pantalones por 40€ y en rebajas los mismos los tienes a 20€ y solo te han costado la mitad. Cualquier comerciante tiene la obligación consigo mismo y con su familia de intentar ganar todo lo posible con su producto. Y eso nos incluye a los fotógrafos y a los videógrafos. El vídeo de los packs son las fechas de saldo. A veces es preferible ganar poco que no ganar nada. Trabajas por un sueldo con el que no podrías mantener un negocio, pero como excepción está bien para sacar un sobresueldo.

videógrafo de bodas

Posibles problemas

Ahora es cuando se pone interesante. No todo es tan bonito como parece. A mi al principio me costó dolor, sudor y lágrimas (y hablo de forma literal) encontrar un grupo de videógrafos de confianza, con los que me sintiera cómodo trabajando y que además su trabajo se adecuara al mío. Ésto lo puedes hacer cuando estás comenzando, eres barato y te da todo un poco igual. El problema es que los problemas más serios luego te persiguen durante años hasta llegar a quitarte el sueño.

Si eres un fotógrafo, te recomiendo encarecidamente que NO METAS VIDEO EN TUS PACKS. Puedes recomendar a aquellos videógrafos con los que mejor hayas trabajado, pero desvincúlate completamente del tema. Son solo dolores de cabeza a la larga.

Soy fotógrafo y ofrezco vídeo de bodas

¿Y si el resultado no le gusta a los novios? ¿Imaginas que el videógrafo no aparece? ¿Qué pasa si su forma de trabajar entorpece tu trabajo? Supón que tienes tu grupo de confianza (como yo) y de repente encuentras que para una fecha están todos comprometidos. Te toca buscar deprisa y corriendo y cruzar los dedos para que todo salga bien. Y como salga mal, la palabra «marrón» se queda corta.

Eso por no hablar del maldito RGPD. Desde 2018 la protección de datos se ha vuelto tan estricta que da miedo. Con el reglamento en la mano, aun haciendo las cosas bien, podrías recibir una multa de hasta 300.000€ porque la AEPD actua de oficio, ya no es necesario que te denuncien unos novios (o un invitado, que da más miedo).

Tu como fotógrafo te puedes hacer responsable de tu trabajo, y de lo que haces con tus fotos. Pero en el momento en que otra persona tiene imágenes de tus clientes, estás jugando a la ruleta rusa.

vídeos de boda

Soy novio y he contratado un pack que incluye vídeo de bodas

En primer lugar te recomendaría que vieras al menos cuatro o cinco vídeos cortos de tu fotógrafo antes de contratarle. Parece algo obvio, pero os sorprendería la cantidad de bodas que he cerrado sin que mis clientes vieran ni un solo vídeo. Cuando se busca precio y se piensa que todos los proveedores son iguales, es lo que pasa.

Luego vienen las sorpresas. Y si el vídeo no te gusta, no tendrás una segunda oportunidad para repetirlo. Te puedes fijar en los encuadres, en que la exposición sea correcta, en que el vestido de la novia no sea tan blanco que no se vean los detalles, en que se use estabilizador, en que el sonido sea bueno (luego en las lecturas está bien que se oiga), y algunos detallitos más.

Lo primero que te recomendaría es que firmaras un contrato, y que en el mismo contrato aparecieran los nombres del fotógrafo y del videógrafo. Si te dan largas, desconfía, porque puede acabar en desastre.

Los mejores profesionales no están disponibles

Esto creo que es algo obvio. Tal vez pienses que a ti te da igual quien te grabe el vídeo de boda, siempre y cuando te lo grabe, pero no debería ser así. Los mejores videógrafos no se prestan a éste tipo de prácticas simplemente porque no lo necesitan. Por otra parte, los mejores son siempre los que acaban cerrando pronto sus fechas, por lo que te arriesgas a que a tu boda acudo uno de esos que no ha querido nadie… y por algo será.

Resumiendo…

Un aviso tanto a novios como a fotógrafos. Ningún videógrafo en su sano juicio va a cerrar una fecha por 500€ con una antelación de nueve meses o un año, cuando puede sacar el doble. Yo al menos no lo haría. ¿Que significa eso? Pues que si a la hora de firmar el contrato no está claro quién es el videógrafo, el día de la boda puede haber un problema serio. Puede no ser quien te esperas, y puede ser un verdadero problema tanto para los novios como para el fotógrafo.

¿Y tu que opinas?

¿Crees que tengo razón? ¿Qué opinas ahora de los packs de boda después de haber leído esto? Déjame tu opinión en los comentarios.