Saltar al contenido
Sergio Cuesta

Sorpresas para bodas fantásticas

¿Qué se te ocurre para poder llenar de asombro a tus invitados? La celebración del día más importante de tu vida no puede ser un devenir de acontecimientos programados y previsibles. La mejor forma de asombrar a tus invitados no se reduce a unos regalos de boda originales o a unos simples abanicos de boda. A no ser que quieras matar a todos del aburrimiento, haz el favor de tomar nota de estas sorpresas para bodas fantásticas.

sorpresas para bodas

Sorpresas para bodas seguras: el transporte

Un detallazo. ¿No sabes cuánto lo van a agradecer? Pues ahora recuerda todas las bodas en las que has estado, teniéndote que poner de acuerdo para ver quién conducía. O, directamente, pagar una habitación de hotel con el gran gasto extra que eso conlleva. En las bodas se bebe, es un hecho indiscutible. A no ser que seas abstemio, e incluso siéndolo, entenderás que el transporte es un gran regalo para los comensales.

Si se acaba la responsabilidad de llevar vehículos, la gente se sentirá más distendida y animada. Pero sobre todo, esto es una gran idea a favor de su seguridad.

Fuegos artificiales inesperados

¿Existe alguien a quién no le gusten? Niños y mayores los disfrutan con una sonrisa en la boca. Los fuegos artificiales son una de las sorpresas para bodas más atractivas y demandadas. En los últimos tiempos su organización es más sencilla que nunca. El coste es asumible en cualquier boda promedio, ya que se presupuestan por minutos y puedes elegir su duración. Los fuegos artificiales son la mejor manera de transformar cualquier ceremonia en unas bodas originales y divertidas.

Un buen momento para generar expectación es durante el cocktail. Espera a que todos estén animados charlando y en buena armonía y justo entonces ¡qué comience el espectáculo! Si además te planificas bien y le das tiempo a tu fotógrafo para organizarse, se pueden conseguir unas imágenes de boda realmente espectaculares con los fuegos artificiales de fondo.

Sorpresas para bodas golosas: la recena

La verdad, a veces en la cena no se cena mucho. Nervios, esperas, prisas, bailes, cánticos… las emociones están en el aire y el estómago quizás un poco cerrado. Si has asistido alguna vez a alguna boda con recena, sabrás que esta sorpresita encantará a tus invitados.

Tanto si optas por un buffet dulce o salado verás que agradecidos quedan aquellos más fiesteros. Darlo todo en la pista de baile conlleva un gasto de calorías, y las copas también dan hambre. Mímalos con unos dulces o unos bocadillos para que la marcha continúe hasta el amanecer.

Estas y muchas otras sorpresas para bodas pueden ayudarte a crear una experiencia verdaderamente completa y satisfactoria para los asistentes. No te lo pienses más y apuesta por todo aquello que sabes que terminará marcando la diferencia.