Otros trabajos de fotografia

La fotografia es para mi mucho más que un trabajo, es un modo de vida, una forma de ver el mundo que me rodea y de dejar una parte de mi a aquellos que vengan después. Por éste mismo motivo no sólo hago fotografía de bodas, fotografío todo aquello que tenga que ver con el ser humano. Tal como decía Protágoras de Abdera, creo firmemente que «el hombre es la medida de todas las cosas». Hay a quién le gustan las playas desiertas o las selvas vírgenes, a mi no. Para mi una fotografía no tiene sentido si en ella no aparece una persona o algo que nos evoque a una persona.

¿Por qué hago fotografia?

Cualquier fotografía se hace por y para personas, de ahí que me guste tanto la frase de Protágoras. Es evidente que cualquier fotografía se hace con un propósito, el que fotografía un paisaje está invitando a todos los que vean su obra a acudir allí y verlo con sus propios ojos, o sólo desea presumir de su dominio sobre la técnica. Quién sabe. Muchos hacen fotografías con el móvil sin saber porqué, sólo por el placer de detener el tiempo durante unos instantes. O de ponerle los dientes largos al vecino del pedazo de mariscada que estás a punto de comerte.

La fotografia como registro de la historia

Pero una cosa está clara, hay un propósito y un final. Mi propósito es hacer historia, es como llevar un diario en imágenes (de hecho lo hago año tras año con mis hijos). Por eso me gustan las bodas y los bautizos, porque son momentos muy importantes en la vida de alguien. Son la historia de alguien, y me emociona poder ser testigo y que sea mi particular modo de ver y plasmar la realidad el que recordarán durante el resto de su vida. Porque cuando se ve una imagen no recuerdas lo que viste… Recuerdas lo que ves. Y lo que ves te hace recordar lo que sentiste, o sentirlo de nuevo, lo que es maravilloso.