Cosas que no debes hacer el día de tu boda (o después)

Consejos de un fotografo para bodas

Como fotografo para bodas voy a darte una serie de consejos de cosas que no debes hacer si quieres tener un buen reportaje fotográfico (o de vídeo) el día de tu boda. Y también una serie de consejos para que tu fotógrafo no te odie de por vida. Es cierto que todos hacemos muchas veces cosas por ignorancia, sin maldad ninguna, pero que pueden acabar siendo mal interpretadas. Ahora mismo estaba editando el vídeo de mi última boda y los novios cometieron un error que les aconsejé evitar.

Si vas a dar regalos, organízate

¿Parece algo obvio? Pues no lo es. Dos veces durante el año pasado dos parejas cometieron el mismo error. Y eso que les había avisado. ¿A que me refiero? Muy sencillo. Tu quieres que haga fotos de cada momento, y que grabe cada segundo importante. A menos que cuentes con dos fotógrafos y dos videógrafos, no hagas dos cosas importantes al tiempo. Lo entiendo, resulta complicado darle un regalo a los padres de la novia y no dárselo a los padres del novio. Y claro, si no se los das al tiempo parece que le das más importancia a uno que a otro. Vale, parece lógico. Ahora piensa una cosa… ¿Cómo crees que se las va a apañar el fotógrafo para estar en los dos lados si está solo?

No se trata de una cuestión de cariño, ni de respeto, ni nada por el estilo. Se trata simplemente de capturar cada momento para que luego vosotros podáis revivirlo. Después de todo, si nosotros no lo inmortalizamos, dentro de unos años será como si nunca hubiera pasado. Así que recuerda, si sólo tienes un fotógrafo y un videógrafo, primero uno y luego otro. Recuerda el viejo dicho: “Las damas primero”. Así que primero los padres del novio y luego los padres de la novia.

Fotografo para bodas

Avisa de las fotos que si quieres

Ni el fotografo para bodas ni tu videografo de bodas somos dioses. Es imposible que en unas pocas horas memoricemos el nombre de 200 personas. Es imposible saber que persona es importante y cual no. Hace años cometí un error atroz (al menos desde mi punto de vista). Acudí a una boda en la que los padres de la novia estaban divorciados y no se toleraban. Yo no pregunté y los novios no me avisaron. El padre apenas interactuó con su hija, lo tomé por un invitado más y casualmente no le hice ninguna foto. A raíz de éste incidente tengo la sana costumbre de entrevistar a mis clientes y preguntar este tipo de cosas. También aprendí a intentar retratar al menos una vez a cada invitado (por si acaso).

¿Puedo meter las fotos de mi cuñado en el álbum?

A ver como lo explico. Puede que ahora mismo estés riendo a mandíbula batiente de solo imaginarlo. Pero para el fotógrafo no es agradable. Ten en cuenta que su trabajo no es sólo pulsar un botón. Su trabajo empieza antes del día de la boda y acaba varios días después. El montaje y edición del álbum también es parte de su trabajo. Imagina que a mitad de pintar la Capilla Sixtina el papa de turno le hubiera dicho que a él le gusta pintar y que iba a pintar un angelote en el centro. Tal vez estoy exagerando un poco, puede ser. Pero imagina el resultado; fotos profesionales, flash fuera de cámara, parámetros bien medidos… Y de repente una foto disparada en automático en mitad del álbum. Bufff… Estoy visualizando a la Mona Lisa con bigote.

Bueno, como siempre que me pongo a escribir acabo por divagar más de la cuenta. Lo dejo por ahora para no pasarme de pesado (y porque ando justo de tiempo). Ya pondré más divagaciones en otro post.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies