Para las sesiones de comunión me gusta salir del estudio y buscar exteriores interesantes, hacer cosas divertidas y las fotos que se salen un poco de lo normal. En especial me gusta hacer sesiones después del día de la comunión, porque ya no hay tanto miedo de manchar el traje y eso se refleja en el rostro de los niños.