Comparativa Xpro2 – D3200 – D750

Hace ya tiempo que tenía ganas de hacer ésta comparativa. De un tiempo a esta parte las cámaras sin espejo están pisando muy fuerte. Conozco a varios fotógrafos que han trabajado siempre con Fuji, a pesar de ser un sensor APSC. Para quien no entienda de fotografía, os aclararé que un sensor APSC (DX en Nikon) es un sensor con unas dimensiones pequeñas. La mitad del tamaño habitual en las cámaras profesionales.

Por si alguien no se ha dado cuenta, a mitad de tamaño, mitad de luz. Eso significa que para hacer la misma foto necesita el doble de tiempo. La alternativa es más ruido, menos nitidez, u otros incómodos factores que han hecho las las cámaras sin espejo no se hayan establecido en el mundo profesional.

¿Qué hay de bueno?

Las cámaras sin espejo tienen dos ventajas fundamentales respecto a cualquier otro formato. La primera, que puedes ver directamente en el visor como va a ser la foto antes de hacerla. He de reconocer que cuando tuve en mis manos la primera XT1 de Fuji me pareció algo fabuloso. No solo puedes ver que la exposición es la correcta, incluso con el histograma en pantalla. También puedes comprobar que el enfoque es el correcto. Puedes hacer zoom en el visor antes de hacer la foto para asegurar un preciso enfoque.

La segunda ventaja, y por la que conozco a un par de compañeros que se han pasado a la nueva XPro2 es el peso. A simple vista puede parecer algo tonto, pero cuando tienes que cargar con dos cuerpos y dos objetivos durante 15 ó 16 horas, se agradece. De hecho en apariencia cualquier cámara profesional sin espejo parece una camara para principiantes. A lo mejor por eso no acaba de gustar a todo el mundo. Aun quedan unos cuantos que dicen que no basta con ser profesional, que también hay que parecerlo.

¿Qué problemas tienen?

El primero es la duración de la batería. Duran cuatro veces menos que la batería de cualquier otra cámara profesional de formato completo. En el mundo de la fotografía de bodas, donde puedes llegar a hacer 2000 fotos sin problema, esto puede ser un inconveniente. No tardaremos en ver fotografos con cartucheras como las de los cazadores para poder llevar todas las baterías.

Otros inconvenientes son el blackout (espacio en negro entre foto y foto). Aunque según las últimas especificaciones de Fuji ésto ya está más que solucionado. Y sobretodo el tamaño del sensor, que produce mucho más ruido que las cámaras de formato completo.

Puedes seguir leyendo sobre ésta comparativa en el siguiente enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *