Saltar al contenido
Sergio Cuesta

alquiler de vestidos de novia, la solución perfecta

Algunas novias no están dispuestas a gastar un dineral en un vestido que solamente llevarán un día. Dentro del presupuesto, y dependiendo de la pareja, las prioridades pueden variar mucho. Puede ser que, para ti, lo importante sean las demás cuestiones. El alquiler de vestidos de novia es una buena solución si piensas desembolsar mucho en otros aspectos de la celebración.

alquiler de vestidos de novia

La renta de la finca perfecta, un catering de primer nivel o extras y sorpresas que alucinen a los invitados. Nadie tiene que decirte cuáles deben ser tus preferencias, solamente tú puedes determinarlas.

El alquiler de vestidos de novia es un negocio muy común. Te vamos a hablar de cómo funciona, y también te dejaremos una alternativa por si esta solución no te acaba de convencer:

Tiendas especializadas

Por supuesto, cuentan con una amplísima variedad de modelos, igual que en una tienda normal. Podrás probarte todos los que quieras y es más que probable que acabes encontrando el vestido ideal. Lo único que tienes que tener claro, es que no debes encariñarte demasiado con él.

¡No te preocupes por eso! Tu reportaje fotográfico será tuyo para siempre, y en las imágenes, el vestido y tú luciréis eternamente estupendos.  Con el dinero que te ahorras, lo mejor será contratar un buen profesional que inmortalice esos momentos de la manera más encantadora.

En las tiendas especializadas en el alquiler de vestidos de novia te ofrecerán varias opciones. Puedes firmar por contrato una primera puesta, lo que te garantiza en exclusiva el estreno de la prenda. También puedes optar por un alquiler cerrado, es decir, nadie podrá reservar ese vestido para una boda anterior a la tuya. La última posibilidad es rentar el traje para tu fecha. En este caso, otras novias podrán llevarlo antes.

La alternativa a alquilar vestidos de novia: los outlets

No acabas de ver claro eso de tener que devolver el vestido, aun así, no quieres derrochar grandes cantidades. Si esta es tu situación, entonces debes visitar una tienda con vestidos a precios imbatibles. Y buenas noticias: no tienes que renunciar a la calidad.

Se trata de trajes que han sido anteriormente expuestos en showrooms, galerías, desfiles, modelos o maniquíes. No pueden ser vendidos por su importe original y, sin embargo, están impecables.

Hazme caso, como profesional del mundo de las bodas, te recomiendo que inviertas con cabeza para que haya equilibrio y armonía en cada detalle de tu boda. ¿Conoces a alguien que haya utilizado alguno de los sistemas de alquiler de vestidos de novia? ¿Cómo fue su experiencia?